La voz del pueblo

El diario digital de la gente

Así engañó la nueva ‘barriga de trapo’, a su marido, con ecografía de internet

Le aseguró a la Policía que la subieron a la fuerza a un carro en el barrio Hipódromo y luego despertó sin su criatura.

Al mejor estilo de Liliana Cáceres, la mujer que en noviembre de 1997 hizo creer a Colombia que tendría un parto séxtuple y al final terminó siendo una barriga de trapo, es la historia de Antonela Milena Santiago Padilla, la mujer que puso a correr a la Fuerza Pública de Barranquilla y Soledad durante la noche del sábado y la madrugada de este domingo por el presunto rapto de un bebé que llevaba en su vientre.

Antonela, de 37 años, relató a las autoridades la noche del sábado que ella se encontraba en estado de embarazo con los 9 meses cumplidos y con su ‘pipa’ salió a cobrar un dinero en la mañana en el barrio Hipódromo, de Soledad.

En ese populoso barrio, según contó, fue abordada en vía pública por unos sujetos que se movilizaban a bordo de un vehículo de color rojo, quienes la subieron a la fuerza y le dieron sedante para dormirla.

De acuerdo con su versión, desde ese momento perdió el conocimiento, hasta que despertó en la noche, sin el bebé en su vientre, frente a la Olímpica del barrio Villa Campestre, norte de la ciudad.

Por sus propios medios -siguió diciendo la mujer- llegó hasta su residencia en el barrio San Salvador, les contó a su esposo y familiares lo ocurrido, y de inmediato la trasladaron al Hospital Niño Jesús, para someterla a valoración.

Por supuesto, la reacción de la Policía Metropolitana no se hizo esperar. El mismo general Mariano Botero, comandante de la Mebar, se puso al frente del asunto y desplegó un operativo por toda la ciudad para dar con el paradero del recién nacido y de los raptores.

Sin embargo, minutos más tarde, desde el Hospital Niño Jesús el cuerpo médico le informó a la Policía que la mujer estaba mintiendo, pues de acuerdo a los exámenes que le practicaron, nunca estuvo embarazada y, por ende, jamás tuvo un parto ni le hicieron cesárea.

Hora 7/24 pudo conocer que todo esto obedeció a un engaño tramado por Antonela, con el único objetivo de hacerle creer a su pareja sentimental que le daría el hijo que este tanto había anhelado.

De hecho, supuestamente, durante los 9 meses lo tuvo ilusionado con esta historia y hasta le mostraba imágenes de ecografías por el celular, pero nunca la acompañó a un control. Se desconoce con qué elementos se llenaba la barriga para simular el embarazo.

Al final resultó ser una historia macondiana, como aquella de ‘la Barriga e’ Trapo’, cuya imaginación llamó la atención del mismísimo Gabriel García Márquez que la sentó en su mesa a escuchar el fantasioso relato.

Para entregar más detalles de este peculiar caso, la Policía Metropolitana de Barranquilla ofrecerá una rueda de prensa en el comando de la Mebar a las 10 de la mañana de este domingo.

Via: Hora7/24

Comentarios