La voz del pueblo

El diario digital de la gente

El Monstruo de los Andes está libre y deambula por las calles de Colombia

Esta es la historia de Pedro Alonso López, más conocido como ‘El Monstruo de los Andes’. Este hombre es catalogado como el asesino en serie más temido del mundo.

El Monstruo de los Andes’. Así era conocido Pedro Alonso López, uno de los hombres que hace parte del Muro de la Infamia al ser uno de los más atroces asesinos de menores de edad en Colombia y otros países de la región.

López, capturado en 1980, confesó el homicidio de más de 300 niñas en varios países, hecho que lo llevó a permanecer varios años en prisión.

La historia del ‘Monstruo de los Andes’
A los 21 años, Pedro Alonso López fue detenido por el robo de vehículos que se descubrió cometía en las calles de Bogotá. En 1969 fue condenado a 7 años de prisión por este delito. Mientras estaba en la cárcel fue abusado sexualmente por otros tres reclusos a los que posteriormente asesinó, hecho que lo llevó a permanecer detenido por dos años más.

El hecho de haber sido abusado sexualmente representó un radical cambio en la vida de Pedro Alfonso López. Luego de este lamentable suceso se prometió a sí mismo que ya no sería más una víctima y pasó a ser el peor de los victimarios.

En 1978, una vez quedó en libertad, Pedro Alonso recorrió varios países con sus actividades criminales. De acuerdo al diario El Tiempo, el asesino y violador se convirtió en alguien trashumante para no ser descubierto por las autoridades. Su periplo criminal lo llevó hasta Perú, donde se aprovechó de decenas de niñas entre los 8 y 12 años de edad.

En ese país fue visto como alguien que ofrecía trabajo y regalos a menores pertenecientes a tribus indígenas de la región de Ayacucho, sur del Perú. Luego de ganarse la confianza de las menores las desplazaba hasta lugares solitarios para golpeabas, violarlas y estrangularlas. Sin embargo, hay registros de López que indican que primero asesinaba a sus víctimas para posteriormente abusarlas sexualmente en aberrantes casos de necrofilia.

Luego de haber recorrido varios municipios de Perú cometiendo todo tipo de atrocidades, este sujeto fue descubierto por las autoridades locales que investigaban a comienzos de la década de 1980 bandas que estaban en actividades de explotación sexual y trata de personas.

En medio de su huida y desplazamiento nómada para no ser descubierto, Pedro Alonso López fue detenido en Ecuador, donde pasó por segunda ocasión por una cárcel. Fue capturado mientras trataba de secuestrar a una niña en el mercado local del municipio de Ambato.

Tras su captura confesó varios de sus crímenes y fue condenado a 16 años de cárcel, máxima sentencia en Ecuador en este entonces.

Hasta 1994, el ‘Monstruo de los Andes’ permaneció en una prisión de Ecuador. Luego fue extraditado a Colombia para responder en Espinal (Tolima) por su participación en la violación y asesinato de once menores en ese municipio.

Con su llegada a Colombia, este asesino en serie fue recluido en un anexo psiquiátrico tras una evaluación psicológica que advertía que tenía trastornos mentales, lo cual lo convertía en “inimputable”.

En 1998, luego de haber estado cuatro años en un tratamiento psiquiátrico, Pedro Alonso López pasó a ser declarado como alguien ‘sano’. Quedó en libertad por haber pagado su fianza y asumir el compromiso de presentarse periódicamente ante las autoridades.

El último registro oficial del ‘Monstruo de los Andes’ da cuenta de 1999, año en que ante la Registraduría Nacional del Estado Civil renovó su cédula de ciudadanía sin ningún tipo de inconveniente.

Pese a que en octubre de 2002 fue emitida ante la Interpol un pedido de búsqueda y captura contra Pedro Alfonso López –por estar presuntamente implicado en el asesinato de una menor en El Espinal– se desconoce totalmente su paradero.

Y aunque en 2005 su documento de identidad fue dado de baja y excluido del Censo Electoral por una prueba de necrodactilia positiva, de acuerdo al reporte de la Registraduría Nacional enviado al diario El Tiempo su número de cédula se encuentra vigente.

Por eso el paradero del ‘Monstruo de los Andes’ es un misterio y nadie puede asegurar con total certeza si sigue con vida o no. En caso de estar vivo, Pedro Alonso López hoy en día tendría 70 años y podría deambular por las calles del país sin mayores inconvenientes.

Comentarios