La voz del pueblo

El diario digital de la gente

Asesino en serie de Barranquilla mataba por rituales satánicos, según Fiscalía

Tomás Manuel Maldonado Cera.

Dejaba marcas satánicas en los cuerpos de sus víctimas y, según las investigaciones, tenía que matar a mujeres o gais antes de la fiesta de Halloween, en octubre.

Escalofriante.  Así se puede considerar el dossier delictivo de Tomás Manuel Maldonado Cera, considerado por las autoridades como alias ‘El satánico’, un apodo que guarda relación directa con los homicidios que habría perpetrado.

Uno de los familiares de Rolando Rufan Romero Romero, una de sus víctimas en 2002, manifestó una declaración inquietante “Él tiene pacto con el diablo. Antes de que llegue el mes de octubre tiene que matar a alguien”.

Este medio constató que dicha afirmación no tiene nada de descabellado y que, las autoridades, también encuentran una relación sistemática de los homicidios que rodean a este presunto personaje siniestro.

Octubre es un mes complejo a nivel religioso, señalan expertos en el tema, sobre todo por el 31 de octubre, fecha en la que celebran la fiesta celta de Halloween.

Las fechas

La Fiscalía tuvo que desempolvar sus archivos para conocer detalles de los antecedentes judiciales de Tomás Manuel Maldonado Cera.

El primer caso relacionado con quien sería alias ‘El Satánico’ es el de Roberto Antonio Bolaño Ortega, un cosmetólogo de 28 años de edad, cuyo cuerpo registraba heridas con arma cortopunzantes.

Su cuerpo fue hallado en el sector conocido como Punta Roca, el 26 de julio de 2002.

Le sigue el caso de Romero Romero, alias ‘Pipe’, quien mantenía una amistad cercana con Maldonado, desapareció el 2 de septiembre de 2002 y su cadáver fue encontrado tres días después, en una zona enmontada de Juan Mina, con 25 puñaladas en su cuerpo.

El 13 de septiembre de 2002 se produjo la desaparición de Yeison Ariza Banquez, un estudiante adolescente de 15 años, en la calle 38 No. 1H-70, barrio El Milagro.

Fue hallado muerto el 18 de septiembre del mismo año en el sector de la 51B, kilómetro 7 de la vía a Salgar, también en una zona enmontada.

Estas dos muertes tienen similitudes, las víctimas vivían en el mismo barrio que Maldonado Cera y además tenían una amistad con este último.

Ese mismo año (2002) fue hallado otro cadáver, pero el 29 de noviembre. Se trata de Miguel Alfonso Gil Rodríguez, en la vía a Salgar, a la altura de Lagos de Caujaral.

La gente dirá que fue después de octubre su fallecimiento. Sin embargo, debido al alto grado de descomposición en el que fue hallado el cadáver, se presume que pudo haber sido asesinado en octubre de 2002.

El nombre de Tomás Maldonado Cera aparecería de nuevo en los registros de la Fiscalía, en septiembre de 2003, después de que fuera hallada muerta Aida Rocío Antolinez Lizarazo, de 34 años, quien se encontraba desaparecida desde el 8 de agosto de 2003.

Al siguiente año, 2004, fue encontrado, en febrero, el cadáver de Yilibeth Yirina Manjarrés Almarales, una joven de 24 años.

Desde ese año hasta 2018, en el que se produjo el homicidio de Brenda Pájaro Bruno, el 25 de julio, hay un bache delictivo de Maldonado Cera. No se ha determinado si hubo más muertes en ese lapso de tiempo.

No obstante, volviendo al tema inicial, se puede determinar, con base a las fechas de los homicidios anteriores, el ritual de alias ‘El satánico’. Todas esas muertes, a excepción de Miguel Alfonso Gil Rodríguez (que pudo ser en octubre), fueron antes del mes de Halloween.

Además de ser halladas todas estas víctimas en zonas enmontadas, varias de ellas sufrieron macabras heridas con armas cortopunzantes y este presunto asesino en serie, dejó marcas satánicas en sus cuerpos.

Uno de estos fue el cadáver de Roberto Antonio Bolaño Ortega, quien tenía marcada de las estrellas de cinco puntas en uno de sus brazos.

Además, en la zona de Punta Roca, cerca donde fue hallado el cuerpo de este hombre, encontraron escritos y símbolos satánicos en la arena, como si hubiera existido un ritual en medio del asesinato, al mejor estilo de una secta.

Comentarios