La voz del pueblo

El diario digital de la gente

Golpeó a su pareja, la hizo abortar un embarazo gemelar de 7 meses, la joven está en el hospital y el agresor quedó libre

Pese a la indignación que ha desatado en el país este hecho, la decisión del juez con el agresor y homicida causó mayor conmoción.

Los casos de violencia intrafamiliar y la violencia de género siguen pre-sentando altas cifras en el departamento del Tolima: el pasado viernes la víctima fue una joven, quien se encontraba en estado de embarazo. Esta mujer fue golpeada salvajemente por su pareja, quien en un ataque de ira no midió las consecuencias y ocasiono la muerte de sus bebés.

Vecinos del barrio los Mártires de la ciudad de Ibagué no salen del asombro, este hecho no solo causo indignación por los hechos repudiables de este sujeto, sino por el actuar del juez quien recibió el caso, pues este decidió dejar en libertad al maltratador, quien fue identificado como Juan Pablo Flórez Díaz de 19 años

Los hechos

Erika Paola Sunce Carretero de 21 años de edad fue la víctima de este caso de maltrato intrafamiliar, luego de que llegara a la humilde vivienda de su pareja, para que este le acompañara a realizarse unos exámenes relacionados con su embarazo, el cual ya corría por el séptimo mes.

Luego que este se negara a acompañarle Erika le reclamo su falta de interés, y allí iniciaron una discusión que terminó con fuertes golpes. Inexplicablemente, el sujeto iracundo inició empujando a su pareja y terminó golpeándola fuertemente hasta dejarla tendida en el suelo. Familiares de la víctima aseguran que los jóvenes llevaban una relación tormentosa, pues eran más los momentos de discusiones que aquellos de felicidad.

Pero nunca se imaginaron que el sujeto llegará a atentar con la vida de sus propios hijos: Luego de ser encontrada tendida en el piso de su casa, Erika fue trasladada al Hospital Federico lleras Acosta, dónde le realizaron los exámenes correspondientes y se logró evidenciar que sus hijas, dos gemelas que nacerían aproximadamente en el mes de abril, habían fallecido.

Juan Pablo, quien laboraba lavando carros, entregando volantes publicitarios y en otras labores informales, fue capturado por la Policía Nacional y presentado en estrados judiciales para ser acusado por violencia intrafamiliar. Pero fue dejado en libertad luego de que el juez que atendió la diligencia indicara que esta persona no representa ningún peligro para la sociedad.

El padre de la joven  agredida y otros familiares manifestaron su inconformismo por la decisión del juez, e indicaron que ahora no solo tienen que lidiar con el dolor que dejo la pérdida de estos angelitos, sino que temen por la seguridad de Erika. De igual manera, piden a las autoridades que revisen el caso y se haga justicia, tanto por el fallecimiento de las bebés como por los golpes y traumas con los que quedó Erika luego de este fatal suceso.

Comentarios