La voz del pueblo

El diario digital de la gente

Le perforó el cráneo a tiros al confundir a la gestora social con una jíbara


Jaime Leonardo Fuentes Pérez fue capturado en Bucaramanga, Santander, durante un operativo realizado por parte del CTI de la Fiscalía, Seccional Santander y tropas del Ejército.

Fuentes Pérez conocido en el bajo mundo con el alias ‘Cucuteño’ fue capturado en el barrio Atalaya de Bucaramanga, cuando se disponía a salir de uno de los más recónditos predios de este sector donde la prostitución y la droga campean.

En el momento de la aprehensión Jaime Leonardo Fuentes Pérez, criminal, portaba una gorra café, una camisa blanca y un jean y sostenía en sus manos una bolsa amarilla donde estaba escrito el nombre de Aquiles, guerrero de la mitología griega quien no pudo proteger al ‘Cucuteño’ del ataque operativo del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía, CTI,  seccional Santander y del Gaula Militar adscrito a la Quinta Brigada del Ejército.

La captura

La mirada del acusado del crimen fue fría y sin pronunciar palabra alguna no tuvo más remedio que extender sus brazos para que las autoridades le colocaran las manillas de acero. La situación fue tensa en el barrio Atalayas, Bucaramanga debido a la forma como el Gaula y el CTI se tomó la zona para sacar de su madriguera al hombre que había asesinado a Diana Mejía, la querida y respetada líder del barrio Arborizadora Alta. El sujeto quien trataba de acomodar sus gafas y la visera, caminó custodiado ante los aterrados  residentes quienes observaban con desdén a los uniformados.

Presentación

Ante un juez con función de control de garantías, la Fiscalía presentó a Jaime Leonardo Fuentes Pérez, alias Cucuteño, quien acusado de la muerte de la líder social Diana Patricia Mejía Fonseca ocurrida el pasado 3 de febrero en Bogotá. La líder asesinada se desempeñaba como madre comunitaria del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y maestra en el barrio La Candelaria la Nueva, de Ciudad Bolívar.

Pesquisas

La investigación, adelantada por un fiscal de la Unidad de Vida de la Seccional Bogotá, permitió establecer que la muerte de Diana Patricia Fonseca no se produjo como consecuencia del liderazgo que ejercía en su barrio, sino que habría sido producto de la equivocación del sicario, ya que el atentado iría dirigido contra una reconocida expendedora de droga del sector, quien tiene gran parecido con la víctima.

La Fiscalía evidenció además que Fuentes Pérez, al parecer, se dedicaba al sicariato selectivo. El ente acusador le imputó cargos por los delitos de homicidio agravado en concurso homogéneo y fabricación, tráfico o porte de armas de fuego y municiones.

Hechos

Cabe recordar que el crimen de Diana Patricia Mejía Fonseca quien no pasaba de los  52 años, se produjo en febrero de 2018  a una cuadra de su casa y a pocos metros de un centro de salud.

La noticia de su muerte creció como una bola de nieve y a los pocos minutos la calle se colmó de curiosos quienes no querían abandonar el sitio. El dolor se apoderó de los residentes del Arborizadora Alta de Ciudad Bolívar y desde el momento del crimen La Sijín de la policía que fue fundamental en las investigaciones, comenzó a armar el mapa judicial para dar con la ubicación del criminal. Luego la Fiscalía y el Gaula del Ejército hicieron lo suyo.

Comentarios