La voz del pueblo

El diario digital de la gente

Motociclistas, a cambiar cascos por nueva reglamentación del Gobierno

El estudio estableció que el primer tipo de lesión y causa de muerte en motociclistas es el trauma craneoencefálico tras un incidente de tránsito.

Masificando el uso adecuado y la buena calidad de los cascos para motociclistas se lograría salvar en Colombia la vida de más de 500 personas que utilizan estos vehículos.

Esa es la principal conclusión de la charla ‘Que no le cueste la vida, use casco certificado’, que se desarrolló en ‘Diálogos en salud’, el programa del Ministerio de Salud y Protección Social en el que periódicamente se tocan temas de interés público sobre el sector y en el que participan autoridades, expertos y comunidad en general.

En la charla, desarrollada este jueves, el Ministerio de Salud y Protección Social expuso los resultados de un estudio que hizo con el apoyo de la Fundación Bloomberg en el que se centró  en el motociclista, por ser el agente vial que registra más muertos y heridos en incidentes de este tipo.

De los 7.355 muertos por incidentes viales en 2016, 3.373 fueron motociclistas, reporta el estudio. Lo que más preocupa es que la evidencia recogida señala que solo 2,8 por ciento de los motociclistas del país utiliza un casco con las condiciones de seguridad adecuadas.

El uso adecuado de un casco certificado, agrega el estudio, protege 69 por ciento de las lesiones y en 42% las muertes en incidentes viales. En un año, estima, se salvaría la vida de entre 200 y 800 motociclistas.

El estudio estableció que el primer tipo de lesión y causa de muerte en motociclistas es el trauma craneoencefálico tras un incidente de tránsito, hechos que de alguna forma se hubieran podido reducir si estas personas llevaran un casco que cumpla con las normas de seguridad básicas y que este fuera bien empleado.

Este casco, según las normas vigentes, debe incluir, entre otras características, una coraza exterior dura que contenga medios adicionales de absorción de la energía del impacto y un sistema de retención; puede estar equipado con aletas para las orejas y una cortina para el cuello, también puede tener una visera desprendible, un visor y una cubierta facial inferior.

Además, el casco no debe afectar la capacidad del usuario para escuchar; la temperatura en el espacio entre la cabeza y la coraza no se debe elevar excesivamente; para lo que se pueden proporcionar orificios de ventilación.

El estudio servirá para la revisión de normas existentes y el diseño de estrategias de salud pública que ayuden a disminuir las muertes en incidentes viales de motociclistas en un trabajo intersectorial con entidades como el Ministerio de Transporte y la Agencia de Seguridad Vial.

Comentarios