La voz del pueblo

El diario digital de la gente

Condena de 24 años de prisión para una mujer que abusó sexualmente de cinco menores

 

Al menos cuatro menores más, entre 5 y 13 años de edad, habían sido víctimas de la implicada.

Lilibeth Camargo Álvarez fue condenada por el delito de acto sexual con menor de 14 años agravado en concurso homogéneo sucesivo.

Lilibeth Camargo Álvarez, quien en la actualidad tiene 33 años de edad, fue condenada a 24 años y 3 meses de prisión por el delito de acto sexual con menor de 14 años agravado en concurso homogéneo sucesivo.

Los delitos fueron imputados por la Fiscalía General de la Nación, tras conocer hechos ocurridos en 2011 que comprometen y la integridad de cinco niños del barrio Paraguay de Cartagena, Bolívar.

Según el material probatorio y la información de una de las madres de los menores de edad, el 2 de abril de 2011 ella fue a la casa de Lilibeth Camargo por su hijo de 6 años de edad. El menor quiso quedarse un rato más en el lugar y tiempo después cuando su madre retornó por el notó un comportamiento extraño en la mujer, pero el menor no le comentó nada anómalo.

Días después el niño le manifestó a su mamá como la mujer lo sometía a vejámenes, además de obligarlo a ver películas pornográficas, entre otros comportamientos.

Historias similares se repitieron con otros menores de edad, tal como pudo constatar la madre. Los temores acerca de lo que sucedía con otros niños se confirmaron con el paso de los días luego de que otras mujeres fueran informadas por sus hijos sobre estos hechos.

Al menos cuatro menores más, entre 5 y 13 años de edad, habían sido abusados sexualmente por Camargo Álvarez, quien convencía a los niños para que accedieran a sus aberraciones con promesas de regalarles comida, dulces, películas, videojuegos y demás regalos.

Camargo tiene en su contra una orden de captura vigente para cumplir una condena en centro carcelario. Actualmente se encuentra con detención domiciliaria después de ser capturada en agosto del 2011 en Bogotá y pasar un tiempo en la cárcel del Buen Pastor de la capital del país.

Comentarios